Clases de Yoga
en Donostia – San Sebastián

En calma, entendemos que hay un sólo yoga; el que nos ayuda a cultivar la relación más importante de nuestra vida, la que mantenemos con nosotros mismos. Un yoga que con constancia y cariño nos ayuda a caminar hacia el autocuidado y el autoconocimiento y de este modo, nos va haciendo más amorosos con nosotros y con los demás.

Sin embargo, abrazamos la proliferación de estilos, ya que entendemos que estos facilitan que cada persona encuentre una práctica adaptada a sus necesidades y aptitudes. Cualquier clase, independientemente del estilo, utiliza el cuerpo y la respiración como vehículo para llegar a calmar la mente, para sosegarse y llegar a una profunda relajación.

YOGA PARA ADULTOS

Elige el estilo de yoga que mejor se adapte a ti

Dependiendo de nuestro momento vital, de nuestras necesidades y aptitudes disfrutaremos más de uno u otro estilo. Teniendo esto en cuenta, te ofrecemos distintos estilos de yoga adaptados a todos los niveles de práctica. La principal diferencia entre unos estilos y otros es el ritmo al que nos movemos entre posturas y el grado de dificultad de estas. Puedes encontrar desde prácticas muy vigorosas a otras donde profundizamos en la quietud. Entre esos dos extremos tienes bastantes opciones intermedias.

Estas son nuestras clases de yoga, de mayor a menor intensidad:

ASHTANGA-YOGA-DONOSTIA

Las clases de Asthanga Yoga son clases físicamente exigentes, donde se realizan siempre las mismas posturas y en el mismo orden. Creada por Shri K. Pattabhi Jois, sirve para desintoxicar y fortalecer.

vinyasa-yoga

Vinyasa yoga es un estilo dinámico y vigoroso que coordina la respiración y el movimiento a través de distintas posturas que trabajan la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio y la concentración.

yin-yan-flow

Las clases de Hatha se caracterizan por su aspecto holístico en el que incluimos posturas físicas, técnicas de respiración y meditación. Generalmente son clases mas estáticas, no por ello suaves, donde las poses se sostienen por un periodo más largo. Buscaremos cultivar nuestra respiración y concentración en cada postura mientras construimos fuerza y flexiblidad. Al ser una clase más estática nos da la oportunidad de profundizar con mayor detalle cada aspecto, incluyendo la escucha activa de nuestro interior.

yoga-suave

La práctica de yoga suave es menos dinámica. Las posturas son más sencillas. Ideal para personas mayores o para quienes tienen una movilidad limitada. También si te estas iniciando y quieres una práctica tranquila

YIN-yoga

El Yin Yoga mejora la flexibilidad y ayuda a soltar las tensiones más profundas del cuerpo. Al permanecer varios minutos en la misma postura es una práctica más meditativa ayudando a relajar tejidos más profundos.

¿Te quedan dudas? ¡Llámanos !

BENEFICIOS DEL YOGA

A nivel físico la realización de posturas de yoga mejora la elasticidad, la fuerza y el equilibrio.

Habiendo siempre algo nuevo que aprender, estimulamos las neuronas. Si queremos tendremos un reto para toda la vida. El yoga nos ayuda a calmar y dirigir los pensamientos y las emociones (la mente) convirtiéndose así en fuente de bienestar. Cuanto más practicamos, más capaces somos de reflejar en nuestra vida diaria lo que practicamos sobre la esterilla:

  • La práctica enseña a respirar primero y a movernos después. Aumentamos la concentración y conseguimos ser más pacientes.
  • La práctica enseña a observar nuestro cuerpo. Nos vamos dando cuenta de lo que necesitamos en cada momento. Aprendemos a cuidarnos. Lo hacemos desde una actitud compasiva, de aceptación. Escuchamos, observamos. Si la sensación es rica, la saboreamos, la potenciamos. Si por el contrario algo nos duele o molesta, nos estará enseñado lo que necesitamos. Con la práctica aprendemos a ser bondadosos y aceptar las cosas tal como son.
  • La práctica enseña a observar nuestra mente, observamos nuestros patrones de pensamiento. Con el tiempo, somos más conscientes y elegimos aquellos que nos sirven y descartamos los que no nos sirven. Aprendemos a vivir sin juzgarnos ni juzgar a los demás. Ese cuidado, ese amor, va extendiéndose hacia el exterior.
  • La práctica nos da equilibrio, considerando nuestro equilibrio como un continuo ajuste para organizar el caos. Aprendemos que no se trata de controlar las situaciones externas, sino que el verdadero reto es como respondemos ante esas situaciones.
  • La práctica aporta bienestar, aprendemos que no dependemos de factores externos para sentirnos felices. La felicidad es un estado de ánimo que podemos crear nosotros mismos.